Las Lluvias Ácidas

Las Lluvias Ácidas

Suele creerse que las lluvias ácidas afectan sólo a las comarcas industriales, pero ocurre que los vientos transportan los ácidos a grandes distancias antes de dejarlos caer en forma de lluvia.

Las precipitaciones sobre Suecia Noruega y Finlandia pueden originarse en Alemania, que exportan forma de nube, desechos ácidos de la Cuenca del Ruhr.

Sobre los trigales de Canadá pueden caer lluvia de nubes llegadas desde los Estados Unidos.

Como en Escandinavia y en Canadá La Roca madre tiene bajo contenido de cal y la tierra carece de reserva alcalina, que la defienda del ácido, los perjuicios son inevitables.

Los árboles son atacados por los parásitos y las enfermedades, la vida de los bosques se ve súbitamente alterada.

Los de Europa central, por ejemplo, se muestran vulnerables debido al agotamiento de las reservas alcalinas un suelo.

Los lagos y arroyos por su parte, pierden la capacidad de albergar toda vida orgánica.

Todos los años caen sobre la superficie de la Tierra 100.000 kilómetros cúbicos de lluvia.

Si no fuera por ella, los continentes serían páramos inhóspitos.

Los agricultores agradecen al cielo la bendición de la lluvia.

Los grandes bosques y selvas deben su existencia al alto grado de pluviosidad.

Pero ocurre que en ciertas regiones la lluvia adoptado carácter amenazador al mezclarse con el aire contaminado por la quema de combustibles fósiles ( fábricas motores de combustión interna, centrales eléctricas) y llenarse de ácido sulfúrico y ácido nítrico.

Las Lluvias ÁcidasLos muros de los viejos edificios y fortificaciones exhiben las cicatrices dejadas por la erosión de las lluvias ácidas.
El azufre lanzado a la atmósfera, en contacto con el agua, forma sustancias corrosivas que causan daños irreparables.

Las lluvias ácidas no son un fenómeno reciente.

El término fue acuñado por primera vez hace un siglo por el químico Robert Angus Smith, quién observó el fenómeno de Manchester, Inglaterra.

Para evitar la contaminación local, las fábricas comenzaron a levantar altas chimeneas, pues se suponía que al lanzar a gran altura los gases contaminantes, se disolvería en el aire sin mayores peligros.

Pero los vientos son capaces de transportar los compuestos de azufre y nitrógeno a grandes distancias y provocar lluvias ácidas en regiones alejadas en los centros de emisión.

En 1972, con motivo de la primera conferencia de las Naciones Unidas sobre el medio ambiente, reunida en Estocolmo, los representantes de Suecia plantearon seriamente el problema.

Al principio, la comunidad internacional consideró con reservas el asunto, pero en los años subsiguientes estudió con detenimiento, en el marco del programa cooperativo para la vigilancia y evaluación de la transmisión a larga distancia de los contaminantes del aire EMEP.

Una conversación especial sobre el tema se realizó en 1979 y una conferencia sobre acidificación del medio ambiente tuvo lugar 3 años después en 1982.

La acidificación Se hacía notoria en Europa y América del Norte.

Cerca de 10.000.000 de kilómetros cuadrados se encuentran afectados.

Es posible que este tipo de contaminación afecta a otras regiones del planeta, particularmente alrededor de las grandes aglomeraciones urbanas e industriales.

Los lagos y los ríos acusaron rápidamente los efectos de las lluvias ácidas.

Cientos de Lagos de la península escandinava, el noreste de Estados Unidos, el sudeste de Canadá y el sudoeste de Escocia se han vuelto ácidos.

Estas regiones son particularmente vulnerables debido a que sus suelos y lechos rocosos ofrecen poca protección, por estar compuestos de minerales que, como el granito, el Gneis y el cuarzo, contienen poca caliza y no se descomponen fácilmente, por lo que son incapaces de neutralizar las lluvias ácidas.

los contaminantes del aireLas Industrias que arrojan al aire gases tóxicos son las responsables de contaminar las nubes que luego descargan las lluvias ácidas lejos de las fuentes de emisión.

concentraciones letales

A medida que las aguas se hacen más ácidas, aumenta la cantidad de aluminio.

Una concentración de un quinto de miligramo de aluminio por litro de agua es letal para los peces.

Por eso se ha registrado una gran mortandad de peces en los lagos afectados por este fenómeno.

Al mismo tiempo los fosfatos, fuente nutricia del fitoplancton y de las plantas acuáticas, se adhieren al aluminio y comienzan a escasear.

Así, puede desaparecer la producción primaria de la que dependen todas las otras formas de vida acuática.

A medida que el agua se hace más ácida, aumenta también la solubilidad de otros metales: cadmio, zinc, plomo mercurio etcétera, que pueden ser ingeridos por los seres vivos, a los que contaminan con su toxicidad.

Los suelos se encuentran en mejores condiciones que los ríos y lagos para resistir la acidificación.

Su vulnerabilidad depende de su tipo, del lecho rocoso y de la utilización que le da el hombre.

Las precipitaciones ácidas tienen efectos diferentes en la microbiología y la química de los suelos, así como en la fauna.

Los efectos sobre las plantas son menos evidentes.

El depósito de nitrógeno puede tener un efecto fertilizante.

Con todo, en los bosques de Alemania, cercanos a las grandes zonas industriales como el Ruhr, se han advertido los efectos de las lluvias contaminantes y las nieblas ácidas.

Las Lluvias ácidas aceleran la corrosión de la mayoría de los materiales utilizados en la construcción de edificios, puentes represas turbinas y cables de electricidad.

Dañan también los monumentos estatuas y obras de arte empleadas en la intemperie.

Sus efectos se advierten en algunos tesoros históricos, como el partenón de Atenas y la columna de trajano en Roma.

La corrosión se acrecienta cuando aumenta la cantidad de anhídrido sulfuroso en la atmósfera.

Felizmente, la emisión de esta sustancia ha decrecido gracias a un mejor control de la contaminación y una menor quema de combustibles fósiles, ya sea por las medidas adoptadas para ahorrar energía o por la creciente aplicación de tecnologías alternativas.

Graves Efectos de la Contaminación Química
La catástrofe de Bhopal, en la India, ha sido considerada el mayor desastre Industrial del mundo. En diciembre de 1984, la fábrica de pesticidas de La Unión Carbide, empresa norteamericana, produjo un escape de gas tóxico, el isocianato de metilo.
Este gas se difundió prontamente en la atmósfera y a consecuencia de ellos murieron tres mil personas y otras cien mil sufrieron serios perjuicios en su salud. Por la misma época, hubo otro escape de gases tóxicos de una fábrica de fertilizantes químicos de Nueva Delhi. Ante la indignación popular provocada por estos sucesos, La Corte Suprema tuvo que obligar a las empresas responsables a pagar a las víctimas por sus deudos sumas considerables. Si las nubes portadoras de gases hubiesen descargado su tóxico sobre otros países, hubiera sobrevenido un conflicto internacional.
Evitando males mayores ,las catástrofes quedaron sin circunscritas a un territorio limitado. También el envenenamiento del mar puede afectar a vastas regiones. En en minamata, una isla de Kyushu, Japón, una fábrica estuvo vertiendo en el mar sus desechos, que contenían Mercurio, entre 1956 y 1967.
Absorbido por el plancton y después por los pececillos que sirven de alimento a los peces grandes, el mercurio se fue concentrando en toda la cadena alimentaria, provocando trastornos nerviosos a unas 20.000 personas y la muerte a 857.
Durante el siglo XX se han comercializado unos 100.000 compuestos químicos que entran en la composición de millones de productos de uso corriente. La mayor parte de estos compuestos no han sido debidamente controlados y es de sospechar que muchos de ellos, en contacto con el suelo el aire y el agua, pueden provocar grandes perjuicios en todo el planeta.
Las Lluvias ÁcidasLas paredes rocosas de las montañas desnudas exhiben las cicatrices dejadas no sólo por la erosión eólica sino también por los contaminantes químicos descargados por las lluvias ácidas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.