¿qué es la capa de ozono?

¿Qué es la capa de ozono?

La capa de ozono está mayormente concentradas entre los 20 y los 30 kilómetros de altura, aunque, algo más diluida, puede abarcar una franja entre los 15 y 50 kilómetros.

Al formarse  esa capa, como un inmenso paraguas protector, los rayos ultravioletas dejaron de alcanzar la superficie terrestre, favoreciendo su rápida colonización por las especies vivientes.

Los sucesivos cambios ambientales provocados por este proceso motivaron una verdadera explosión de la actividad evolutiva.

La vida vegetal, superando el nivel de las mareas, invadió la Tierra Firme y se diseminó en los continentes.

Surgieron las arañas, insectos, caracoles y otras especies animales que se alimentaron de las plantas.

Aparecieron los peces, nutridos del plancton marino, y más tarde algunos de ellos, que desarrollaron pulmones en contacto con el aire, salieron reptando para dar lugar a los anfibios.

Estos engendraron a los reptiles, algunas de cuyas ramas dieron origen a las aves.

La profusión y diversidad de la vida animal multicelular demandó millones de años, aunque no tantos como los que llenaron las eras anteriores, que carecieron de oxígeno, de ozono y, por  consiguiente, de vida.

Pero detengámonos ahora en la capa de ozono, esa milagrosa coraza protectora que nos preserva de las radiaciones letales del sol.

El ozono es un gas azulado cuyo olor característico hemos detectado en los electrodos de soldadura y en la parte posterior del televisor color en funcionamiento.

Si bien identificamos al ozono con la salud, es paradójicamente un gas venenoso, inclusive en concentraciones mínimas.

Su principal efecto, sin embargo, emana de su capacidad de absorber las radiaciones situadas en la banda de longitudes de onda de 2800 Anstrong y más cortas, por lo cual fue identificado en la atmósfera.

El ozono se forma porque el oxígeno molecular se disocia en los átomos que lo componen cuando absorbe los rayos ultravioletas del sol.

La cantidad de energía absorbida y el caudal de moléculas disociadas dependen de la intensidad de la radiación ( que aumenta con la altitud) y del número de moléculas existentes ( que disminuye con la altitud).

En consecuencia, el máximo efecto se produce en el nivel en que ambos factores están compensados.

La formación de ozono continúa mientras existen átomos de oxígeno libre y moléculas susceptibles de combinarse, así como otros tipos de moléculas que catalizan esas reacciones sin verse afectadas.

Al mismo tiempo se da el proceso inverso, en el que una molécula de ozono se disocia dando lugar a un átomo de oxígeno libre y una molécula biatómica.

Sin embargo, el equilibrio de la capa de ozono se mantiene casi constante durante largo tiempo, no obstante la continua formación y disociación de moléculas, a menos que interfieran los procesos contaminantes que se producen en la superficie .

Agujeros letales en la capa de ozono

Aunque todavía no se ha podido medir rigurosamente el efecto contaminante de los vuelos de los aviones supersónicos.

Se conoce en cambio el de los clorofluorocarbonos, sustancias que se emplean en los equipos de refrigeración y en los productos en aerosol como perfumes desodorantes insecticidas aprestos pinturas y limpiadores.

Estas sustancias alteran la capa de ozono y abren en ella agujeros por los que pasan las radiaciones ultravioletas.

La primera consecuencia perniciosa para la naturaleza es la muerte masiva del fitoplancton que vive en las plataformas continentales de mares y océanos.

Para el hombre en particular, un aumento del cáncer en la piel, afecciones a la vista que pueden provocar ceguera y debilitamiento del sistema inmunológico entre quienes expongan a dichos rayos.

Un agujero de ozono fue detectado sobre la Antártida el 1986: es un cilindro chato de 5000 kilómetros de diámetro y unos 40 de alto, situado a unos 15 kilómetros de altura sobre los hielos.

Cubre una superficie de 20 a 25 millones de kilómetros cuadrados.

Durante la primavera, la destrucción del ozono en ese cilindro llega a los mayores niveles, un 50% aproximadamente.

Pero en la costa atlántica argentina se ha registrado un 7%, acompañado de un aumento del 15% en la radiación ultravioleta, según un estudio de los expertos Atkinson y Plumb publicado en 1991.

Es que, en la primavera cuando sea agranda el agujero Antártico, la masa de aire empobrecido en ozono se expande en las regiones contiguas.

La concentración atmosférica de ozono se mide en Unidades Dobson (UD).

Las cotas consideradas normales en la Antártida oscilan entre 300 y 350  UD, con tendencia a bajar en primavera a 250 UD.

Los registros bajaron a 125 UD  en 1989 y a 110 UD en 1991.

La conferencia internacional de Montreal, Canadá, en 1989, consideró la amenaza del agujero de ozono y aconsejó reducir la fabricación de freones para llegar al año 2000 con la mitad de su producción.

Medida sin embargo insuficiente, ya que los cambios de tecnología encuentran porfiadas resistencias y los equipos que siguen en funcionamiento continúan provocando un mal de dificultosa reparación.

que es la capa de ozono Concentrada entre los 20 y 30 km de altura, la capa de ozono filtra las radiaciones solares y protege la biosfera. Sin embargo, es vulnerable a ciertas sustancias que descomponen su integridad química y ocasionan agujeros que pueden resultar nefastos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.