Importancia de las Reservas Naturales y La Planificación Ambiental

Importancia de las Reservas Naturales y La Planificación Ambiental

Los terrenos ganados al río de la plata, en Buenos Aires, fueron rápidamente ocupados por una vegetación espontánea y colonizados por gran cantidad de especies animales.
Esa presencia natural inspiró la creación de la reserva ecológica costanera Sur.

la naturaleza, digno Marco de la ciudad

Quienes hayan leído el Oliver twist de Charles Dickens o admirado las litografías de Gustave Doré, tendrán una imagen acabada de Londres emergida de la revolución industrial.

Sucia, gris, hollinosa, contaminada, con una población que se asignaba en oscuros tugurios, alejados del sol y de todo verdor.

Pero los ingleses supieron darse cuenta de los males que estaban causando y adoptaron, ya en el siglo XX, medidas para revertir la situación.

La nueva tecnología hizo posible prohibir las chimeneas que ennegrecen la niebla.

En 1951 se dictó una ley de ríos y el 1955 la ley de depuración del aire.

Una década más tarde ya se podía pescar en el Támesis, el sol alumbraba con más fuerza y los pájaros trinaban en los parques como los tiempos de Shakespeare.

En Brooklyn, distrito de Nueva York separado de Manhattan por el East River, se erige un hermoso Jardín Botánico.

Los visitantes que admiran sus bellas especies vegetales se sorprenden al enterarse de que anteriormente ese predio había sido un vertedero de basura.

A comienzos del siglo XX, un grupo de obreros válidos de simple azadones y caballos, convirtieron a ese lugar tan inhóspito, en los jardines que refulgen en la actualidad.

Como nos recuerda René Dubos,

La historia pone de manifiesto que el hombre es capaz de crear sistemas ecológicos acertados y estables.

La llamada tierra de caña de Kentucky hubiera sido invadida por las juncias, la maleza y la hierba.

Sin embargo, tras haber sido sometida a la acción del hacha, el fuego, el arado y el ganado por Los Pioneros que la colonizaron en el siglo XIX, se convirtió en el famoso país vela bluegrass.

La zona rural que la administración del Valle de Tennessee se encargan de proteger, estuvo asolada por la erosión.

La renovada fertilidad de la Tierra, la belleza de los cerezos silvestres y los florecen en las laderas de las colinas que dominan los sinuosos lagos formados por los diques, ilustran la posibilidad de reparar los daños causados a la naturaleza e incluso crear nuevos entornos.

En el corazón de la región Industrial polaca de la alta silesia, una zona que durante 150 años se utilizó como vertedero de desechos de las minas de Carbón y Escoria De Los Altos Hornos, se ha creado una reserva natural de 600 hectáreas que cuenta con variadísima flora y fauna.

Un antiguo depósito de basura de Nueva York fue la Bahía de Jamaica, situada en la costa meridional de Long Island.

Herbert Johnson, funcionario del departamento de parques, con un presupuesto muy escaso, lo forestó, sembrando plantas y árboles que convirtieron en lugar en un Vergel, en el que pronto buscaron morada muchas especies de aves y mamíferos.

Esta reserva natural fue un verdadero desafío a la proximidad de la gran ciudad, Nueva York, que no dejaría de fluir sobre la composición del agua, de la flora y de la fauna.

Estos pioneros supieron ver y darle la importancia de las reservas naturales a sus ciudades.

establecer nuevos valores

«Probablemente, concluye Dubos, tengamos poder más que suficiente para corregir el daño que hemos infligido a la naturaleza, pero establecer los nuevos valores que han de regir la vida moderna será mucho más difícil.
Naturalmente, queremos sistemas políticos y económicos que permitan una distribución más equitativa de la riqueza y mayor justicia social.
Una planificación mejor del entorno urbano y rural, no sólo por razones de eficacia, de salud y de estética, sino también para enaltecer y enriquecer las relaciones sociales humanas.
Deseamos una ingeniería mejor y más actualizada que posibilita la utilización más eficaz de los recursos naturales y un mejor aprovechamiento de la energía.
Queremos procedimientos químicos y biológicos mejores para desarrollar una nueva tecnología dedicada a la recuperación de desechos que se aproxime a la economía de producción de la naturaleza.
Alcanzar todos estos objetivos nos permitirá abandonar definitivamente las actuales tendencias, que de no hacerlo nos llevarán a la barbarie tecnológica y social.
Pero tras la liberación debe producirse el renacimiento, con todo el aire de renovación y creatividad esta palabra conlleva».

Definida la ciudad como una unidad funcional, su crecimiento ha de ser armonioso en cada una de sus partes, disponiendo de los espacios y las vinculaciones en los que podrán inscribirse las obras futuras.

Subordinada a las necesidades de la región y destinada encuadrar las cuatro funciones claves:

  • Habitar
  • Trabajar
  • Circular y
  • Recrearse

La ciudad dejará de estar librada a la imprevisión y a las iniciativas accidentales.

El estatuto del suelo dotará a cada una de dichas funciones, de los medios que le permitan expresarse mejor, instalarse en los terrenos más favorables y a las distancias más convenientes, rodeadas de los espacios verdes que certifiquen la presencia permanente y vivificante de la naturaleza.

¿Crees que esta idea de la importancia de las reservas naturales, está bien? ¿Piensas que los gobiernos están haciendo algo por nuestro planeta? Déjame tus comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.