Los Ecosistemas

Los Ecosistemas

Desde 1950, cuando los científicos elaboraron la noción de ecosistema, la ecología transitó por nuevos carriles.

Hasta entonces la definición de ecosistemas, se dispersaba en demasiadas direcciones heterogéneas, ya que le faltaba unidad de estudio como era el átomo para la física y el tejido para la histología.

Ahora los ecosistemas pasan a ser la unidad de estudio de la ecología.

 

Los EcosistemasUn tapir y su cría. Especies como estas, perseguidas y diezmadas, corren el peligro de desaparecer. La extinción de numerosos vegetales y animales conspira contra el equilibrio ecológico del mundo.

¿Que son los Ecosistemas?

El ecosistema puede definirse como una entidad circunscrita en el espacio y en el tiempo y que incluye no sólo todos los organismos que en ella habitan.

Sino también las condiciones físicas del clima y del suelo, así como todas las interacciones de los organismos entre sí y con el ambiente que los rodea.

En otras palabras, el ecosistema es una unidad funcional formada por elementos bióticos (vivos) y abióticos (inorgánicos) en interacción con los con los cuales circula la energía.

Ejemplo de ecosistema es una selva tropical, en un lugar y un momento dados, con sus millares de especies vegetales, animales y microbianas que habitan en la parte aérea y en el suelo.

Los millones de interacciones específicas que se producen entre los organismos y entre estos y el medio físico, las diversas influencias que ejerce en el clima y el suelo sobre la vida orgánica.

Y a su vez las modificaciones que el clima y el suelo experimentan por efecto  de las múltiples actividades de los organismos.

El término ecosistema fue propuesto en 1935 por Arthur George Tansley, pero el concepto que encierra había sido intuido con mucha anterioridad.

Friedrich Engels, en su Dialéctica de la Naturaleza (1883) hablaba de la relación de cada organismo con todos los demás y con el ambiente en el que se desarrolla.

Su contemporáneo Stephen Forbes escribía en 1887: 

«Un lago forma de por sí un pequeño mundo, un microcosmos en el que entran en juego todas las fuerzas elementales y donde la vida tiene lugar en toda su extensión.»

En 1942, Raymond Lindeman esbozó las principales líneas conceptuales metodológicas que iban a permitir estudiar cada ecosistema:  

Los flujos de energía y los ciclos de los elementos nutritivos que pasan a través de todos los componentes vivos y no vivos de un microcosmos natural.

Su estudio, rechazado en vida del autor y publicado con carácter póstumo, es hoy un clásico de la ecología.

Aunque otros autores, sobre todo rusos y alemanes, realizaron estudios coincidentes y propusieron otras terminologías, el vocablo ecosistema prevaleció sobre los demás para designar la unidad funcional formada por elementos orgánicos e inorgánicos que interactúan entre sí y con un medio específico.

En 1953, el famoso manual Odum, publicado en varios idiomas, término de dar al término ecosistema carta de ciudadanía científica.

El concepto que encierra, se ajustaba perfectamente al marco de la teoría general de sistemas de Ludwig Von Berta- lanffy.

Según la cual el todo representa más que la suma de sus partes, ya que lo esencial radica en las interacciones entre los elementos que lo componen.

los ecosistemasCon la reducción del espacio selvático y boscoso, los animales, como este jaguar, se refugian. La creación de reservas de biosferas es una excelente iniciativa para proteger a las especies amenazadas de extinción.

La presencia del hombre

Por un tiempo, además subsistió la tendencia a considerar los ecosistemas desde afuera, sin prestar mayor atención a la influencia que sobre ellos ejerce el hombre.

No se advertía que éste, al penetrar en todos los dominios de la naturaleza, contribuya a modificarla, a la vez que se veía obligado a adaptarse a ella y someterse a sus influencias.

Cuando el hombre interviene en el ecosistema pasa a formar parte de él y la ecología aborda también las relaciones entre los seres humanos y su ambiente, y sus intercambios de energía con las demás especies vivas.

Ya que la vida puramente silvestre se reduce cada vez más y el hombre forma parte de casi todos los sistemas ecológicos del mundo.

Y él desea conservar la naturaleza en condiciones de humanización aptas para las generaciones venideras, la ecología no puede concebirse sin su presencia y su actividad.

Este paso del ecosistema sin el hombre al ecosistema con el hombre no es un mero juego de palabras sino una verdadera revolución conceptual y metodológica.

Con ella la ecología comenzó a tomar en consideración los elementos intangibles y no cuantificables de la acción y del espíritu humanos:

La percepción diferente, según las poblaciones y los individuos, del tipo de desarrollo y de la calidad de vida, sus aspiraciones, el sentimiento de pertenecer y la sensación de realizarse.

Este nuevo concepto permitía abrir las investigaciones a la población y en primer lugar a las comunidades locales, junto a los que deciden y planifican.

Permitía también empalmar las ciencias del hombre con las de la naturaleza.

Los ecosistemas pueden tener dimensiones más o menos amplias y se integran en ámbitos mayores que Clements  y Shelford bautizaron en 1939 con el nombre de biomas.

Entre los principales biomas que pueden citarse caracterizados sobre todo  por su gran extensión y uniformidad del paisaje figuran:

  • los desiertos,
  • las praderas,
  • la tundra,
  • la taiga,
  • los bosques, etcétera.

A su vez, estas grandes unidades naturales se integran en los biociclos, que fundamentalmente son tres:

  1. Las aguas oceánicas
  2. Las aguas continentales y
  3. La Tierra firme.

Hubiera podido incluirse la atmósfera si no fuera porque los seres vivos que la pueblan no tienen en ella un hábitat exclusivo, sino que dependen de los otros biociclos para vivir.

El ecosistema es la unión de la biocenosis, comunidad de seres vivos, con el biotopo, ambiente en el que dichos seres residen, y es una porción real más o menos limitada del bioma, que se integra en el biociclo.

El mayor conjunto ecológico, que incluye a todas  éstas divisiones, es la biosfera, que podemos definir como la totalidad de los seres vivos y los ambientes que ocupan.

Los EcosistemasLa sutil alianza de los vegetales y animales, adaptados al suelo y al clima, crea los ecosistemas, caracterizados por interacciones vitales y por fecundos intercambios de energía.

Me gustaría saber cual es tu opinión a continuación, si te fue de ayuda este artículo, por favor comparte con tus amigos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.