los contaminantes del aire

Los Contaminantes del Aire

La atmósfera es, pues, un vasto reservorio o depósito de elementos con variadas estructuras químicas y físicas.

La mayor concentración de sustancias nocivas se observa cerca de los lugares de emisión, pero se difunden a grandes distancias.

Los estudiosos han clasificado los contaminantes del aire en primarios y secundarios.

Son contaminantes primarios los emitidos directamente por fuentes identificables.

Se incluyen las partículas formadas por distintos metales, óxidos metálicos, carbón, alquitrán, resina, polen, bacterias, hongos y sales como nitratos,sulfatos, cloruros y silicatos.

También entran en esta categoría los óxidos de azufre y de nitrógeno, monóxido y dióxido de carbono, hidrocarburos, compuestos inorgánicos nitrogenados y otros.

Los contaminantes secundarios son los formados por interacción física o química entre los primarios y los componentes normales de la atmósfera.

Se incluyen sustancias gaseosas oxigenadas producidas por los ciclos fotoquímicos.

El análisis del aire que respiramos ha permitido detectar una serie de partículas, originadas por degradación mecánica de materiales sólidos.

Aparecen en distintos humo, asociadas a procesos industriales. las partículas de menor tamaño, con diámetros inferiores a 0,1 mm, dispersan y absorben parte de la luz solar. Algunas pueden ser tóxicas y corrosivas.

Las de tamaño mayor, con diámetro superior a 0,1 mm, presentan los mismos riesgos pero pueden depositarse más rápidamente.

En algunos lugares se han hallado partículas radiactivas, cuya peligrosidad reside en que pueden producir alteraciones genéticas, es decir, cambios en los caracteres hereditarios.

Pueden provenir de explosiones nucleares producidas con fines bélicos.

los contaminantes del aireEl uso pacífico de los ochentosos recursos energéticos creados en las últimas décadas implica poner la tecnología al Servicio del género humano.

 

 

 

Los contaminantes del aire gaseosos más difundidos son los siguientes:

  • Óxidos de nitrógeno (NOx), imputables a todo proceso de combustión;
  • El dióxido de nitrógeno (NO2) y
  • El óxido nítrico (NO).

El NO2 aparece en Industrias químicas y de nitracion y a fotoquímicos, mientras que el (NO) es emitido tanto por los automotores como por las fuentes estacionarias de combustibles.

El monóxido de carbono (CO) se desprende sobre todo del escape de los vehículos.

En combustiones correctas aparece en cantidades mínimas, pero a medida que las condiciones de combustión se degradan, se forman volúmenes importantes.

También generan CO las plantas industriales que realizan combustiones incompletas de materiales carbonosos.

El dióxido de carbono CO2 se produce por combustión completa de materiales carbonosos.

Si bien es un componente normal de la atmósfera, aparece en concentraciones altas en los centros urbanos.

La atmósfera también contiene otros elementos nocivos, pero presentan carácter subalterno, sea porque entrañan poco riesgo o porque sus cantidades resultan ínfimas. Pueden mencionarse los hidrocarburos no combustionados, las sustancias químicas que se forman en el curso de reacciones intermedias de la combustión ( en especial el formaldehído) y los óxidos de azufre, producidos cuando se quema carbón, Coque o petróleo.

De todos los contaminantes del aire nombrados, el más peligroso es sin duda el monóxido de carbono (CO), justamente el que aspiramos en medio de las grandes aglomeraciones de tránsito.

Ese gas es responsable de la mayoría de las asfixias intoxicaciones.

En los enfermos cardiovasculares tiene un efecto nefasto.

Se trata de un gas inodoro, incoloro e insípido, y es tanto más peligroso por ser imperceptible.

Cuando se inhala CO, éste se combina con la hemoglobina de la sangre, con la cual tiene una afinidad particular, formándose carboxihemoglobina, lo que disminuye la capacidad de la sangre para transportar oxígeno.

Aún en concentraciones débiles, el CO es extremadamente tóxico.

Su alta concentración en calles de mucho tránsito atenta seriamente contra la capacidad del organismo y produce síntomas de dolor de cabeza y lasitud.

Otros gases sumamente tóxicos son los óxidos de nitrógeno.

Con este término se designa al óxido nítrico NO y al peróxido de nitrógeno NO2, que se forman en cantidades importantes en el curso de la combustión.

El segundo es 4 veces más tóxico que el primero.

En cuanto a los óxidos de azufre, su nocividad depende del tamaño de las partículas.

Las más pequeñas pueden penetrar en los pulmones y alojarse en sus alvéolos.

Las mayores actúan sólo en la parte superior del aparato respiratorio, provocan irritación, obstrucción de los bronquios y gran secreción de mucosidad.

Antes de conocerse y estudiarse los efectos antedichos, se había observado que la contaminación del aire producido una notable reducción de la visibilidad.

Es que la luz solar es dispersada y absorbida por las partículas de suspensión.

El grado de atenuación de la luz está relacionado con el tamaño y la cantidad de las partículas, además de otros factores físicos.

Ciudades que tienen gran contaminación del aire, la reducción de la visibilidad provocó congestión en el transporte, accidentes callejeros e interrupciones laborales.

Asimismo, el paisaje se ha visto arruinado por ese fenómeno.

De más está decir que los contaminantes del aire reducen la cantidad de radiación ultravioleta que llega a la superficie terrestre, y adversos sobre la fisiología de los seres vivos.

Los episodios de contaminación más grave que se han registrado estuvieron siempre asociados a la ausencia de viento y la estabilidad vertical del aire.

El movimiento agitador turbulento del aire contribuye a desplazar y diluir el contaminante, disminuyendo sus efectos perniciosos de las proximidades de su origen.

El “lavado” por efecto de las lluvias contribuye a eliminarlo. Sin embargo, algunos productos de la combustión del petróleo y derivados del Carbón tienen propiedades higroscópicas, es decir, absorben vapor de agua.

Concentraciones elevadas en presencia de aire saturado de humedad, darán lugar a graves episodios como el smog de Londres en 1952, qué causó tantas víctimas.

Nuestra época es testigo de la migración de las poblaciones humanas desde las zonas Rurales hacia los asentamientos urbanos, lo que provoca un crecimiento desmesurado de las ciudades.

De esta forma, aumenta el tránsito automotor, desaparecen los espacios verdes y disminuye la calidad del aire.

Una parte de los contaminantes del aire, es eliminada por los procesos de sedimentación y lavado por lluvias.

Por otra parte es alejada de las fuentes de emisión por procesos de difusión ( vientos).

Pero no hay duda de que los árboles y espacios verdes constituyen un arma eficaz contra la contaminación del aire, ya que la fotosíntesis actúa como filtro, y por otra parte contribuyen al enfriamiento del aire por el fenómeno de la transpiración.

La mayor temperatura aumenta la contaminación fotoquímica, asociada a la acción de la radiación solar sobre la mezcla de óxidos de nitrógeno e hidrocarburos, característica de las zonas de mayor tránsito automotor.

De ahí que las plazas, parques y bulevares densamente arbolado contribuyan poderosamente a la descontaminación de la atmósfera.

contaminantes del aireLa contaminación es crítica en las grandes ciudades, pero también los paisajes se ven alcanzados por sus efectos. muchas especies vegetales y animales pueden sufrir, en breve plazo, las perniciosas consecuencias de la polución.

 

 

 

los contaminantes del aireLos hidrocarburos contaminantes del aire deben ser reemplazados por tecnologías alternativas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.