las ciudades

Las ciudades

¿Qué es una ciudad?

¿Qué es una ciudad?
La ciudad suele definirse en función de su cantidad de habitantes.
Es, en una primera aproximación, el ámbito en el que reside un número proporcionalmente elevado de personas dentro de una superficie pequeña.
Pero, ¿Cuál es la cantidad mínima de habitantes que otorga un poblado el rango de ciudad?
Para saberlo, en 1960 se hizo una encuesta que comprendió a 73 países.
De éstos, 59 países se establecieron topes mínimos que van de 2000 a 7500 habitantes; 11 países admitieron como urbanos a centros poblados con menos de 2000 habitantes y sólo tres países existieron que superarse los 7500.
Otros países sostuvieron y una ciudad no se define por la cuantía de su población sino por sus características urbanas y por su rango político, es decir, si tiene municipalidad o ayuntamiento propio y si funciona como capital de provincia.
Además, no puede dejarse de considerar el enfoque ecologista, que considera a la ciudad un organismo dentro de un ecosistema integral.

Casi dos siglos más tarde, en 1990, el 40% de la población mundial vivía en ciudades que sobrepasaban esa cifra.

Por lo menos 15 ciudades superan los 11 millones de habitantes: México, Delhi, Tokio, Nueva York, Shangai, Calcuta, Osaka, Río de Janeiro, Buenos Aires, Seúl, Los Ángeles, Londres, Bombay, Pekín y Moscú.

Según las proyecciones, que se hicieron en los años 90’ las tres primeras sobre pasarían los 20 millones antes del año 2000.

Pues los superaron ampliamente en 2019, quedando la tabla formada de esta manera:

  1. Tokio, Japón: 38,1 millones
  2. Delhi, India: 25,7 millones
  3. Shanghai, China: 23,7 millones
  4. Sao Paulo, Brazil: 21,1 millones
  5. Bombay, India: 21,1 millones
  6. Ciudad de México, México: 20,9 millones
  7. Pekin, China: 20,3 millones
  8. Osaka, Japón: 20,2 millones

Las grandes ciudades tienden a fundirse con las poblaciones aledañas, formando conglomerados urbanos en continua expansión.

Cuando decimos Nueva York, por ejemplo, ya no nos referimos simplemente a Manhattan, sino además, a los distritos del Bronx, Queens, Brooklyn y Richmond.

Si hablamos de Buenos Aires, no aludimos el municipio capitalino, sino el conjunto de 19 partidos provinciales que lo rodean, ya que la región urbana tiende a desbordar los límites políticos.

Del mismo modo, Tokio y Yokohama han quedado soldadas y ahora tienden a integrar a Nagoya y Osaka.

En el futuro, en Estados Unidos podrá constituirse un corredor urbano de 1000 kilómetros de largo, desde Washington a Boston, comprendiendo a Baltimore, Filadelfia, Trenton y Nueva York.

Así, pues, se hace necesario replantear el significado y los alcances de la palabra ciudad, si se quiere seguir aplicándola con rigor, pues el concepto ya no tiene en cuenta cuestiones de delimitación.

Sino que sugiere un nuevo género de establecimiento colectivo de grandísima escala y en permanente expansión.

Metrópolis, megalópolis, conurbano, región urbana, parecen ser hoy términos sustitutivos.

Las ciudades, que surgieron como ámbito de concentración económica, conservaron durante mucho tiempo su característica de centro de servicio o ciudad mercado en el sentido más amplio.

La ciudad nació como feria comercial y reunió en su seno a aquellos que no se dedicaban directamente a la actividad agraria, pero dependían de sus insumos.

El clásico enfrentamiento entre ciudad y campo siempre se supeditó, en realidad, a una dependencia mutua.

No puede concebirse una ciudad aislada de quienes le dan de comer y sin un territorio de influencia.

Este a su vez, no puede desdeñar la presencia del centro urbano que absorbe su producción, sea en forma de alimentos o de materias primas industriales.

Pero si durante la Edad Media las ciudades florecieron como centros comerciales y en ellas explosiónaron los elementos económicos y culturales que dieron paso a la Edad Moderna, con la evolución Industrial del siglo XIX cambia radicalmente su fisonomía.

La instalación de fábricas talleres y manufacturas, que con el tiempo se irían concentrando en grandes establecimientos, demandó abundante mano de obra que fue proporcionada por el ámbito rural.

Así, el campo migra hacia las ciudades, se introdujo y estableció en ellas y se urbanizó, en un proceso creciente que todavía no ha cesado.

ventajas de la Urbanización

Durante el siglo XX el proceso de industrialización alcanzó una magnitud arrolladora.

Las ciudades succionaron a la población rural, especialmente a sus elementos jóvenes y dinámicos, deseosos de abandonar el inmovilismo y la monotonía de la vida tradicional para acceder a un clima más propicio al desarrollo de sus potencialidades y a la satisfacción de sus inquietudes y requerimientos.

Si bien la inmensa mayoría de los inmigrantes debió emplearse en condiciones asalariadas, es decir, en relación de dependencia que limita la libertad individual, no hay duda de que el cambio del estilo de vida, de los hábitos y expectativas, resultó favorable.

Al menos proporcionó trabajo seguro y salario mínimo garantizado, el aprendizaje de un oficio y la posibilidad de la capacitación técnica.

Permitió la asistencia a una escuela, es decir, el acceso a la enseñanza elemental y las generaciones siguientes pudieron llegar a la universidad.

Mejoraron las condiciones sanitarias y habitacionales y hubo medios de Confort que antes se desconocían.

Se crearon formas de esparcimiento deporte y cultura y sobre todo oportunidades de comunicación social.

Ello despertó la conciencia política de la gente y le confirió protagonismo en el cotidiano acontecer nacional.

Desde luego que ésta asunción de derechos, totalmente inédita, no podía ser idílica, sino que debía atenerse a una sociedad contradictoria, en la que las rémoras del pasado feudal aplicaban los ímpetus del desarrollo, mientras reiteradas crisis y depresiones frustraban una y otra vez los anhelos más acendrados.

¿Por qué las ciudades siguen  atrayendo a la población rural?

¿Acaso la naturaleza espléndida y los campos ubérrimos que rodean al aldeano son preferibles a la miseria de los tugurios y a los grises suburbios de las grandes ciudades?

Lo que ocurre es que el alegre clima bucólico que se atribuye al campo tiene connotaciones místicas.

Particularmente en los países del Tercer Mundo, la tierra permanece a los latifundistas y los productores deben avenirse a condiciones de contratación difíciles de sostener, la mayor parte de los campesinos trabaja de sol a sol y sufre enormes penurias, además de ver limitadas sus vidas a un cuadro monocorde y pobre en posibilidades.

Si la gente de campo se siente atraída por las ciudades es porque espera encontrar allí un trabajo bien remunerado y mejores condiciones sociales, alimento diversificado, agua corriente, electricidad, servicios sanitarios, educación, diversiones.

Las ciudades son centros de consumo en gran escala y se supone que las personas capaces y laboriosas podrían ganarse bien la vida y beneficiarse con una movilidad social que no existe en el campo.

La Ciudad y Su Región
“La ciudad no es más que una parte de conjunto económico que constituye la región.
La unidad administrativa raramente coincide con la unidad geográfica, esto es, con la región.
La delimitación territorial administrativa de las ciudades fue habitada desde el principio o ha pasado a serlo posteriormente, cuando la aglomeración principal a consecuencia de su crecimiento, alcanzado a otros municipios, los a englobado dentro de sí misma.
Esta delimitación artificial se opone a una buena administración del nuevo conjunto.
Pues, efectivamente, algunos municipios urbanos han adquirido inesperadamente un valor, positivo o negativo, imprevisible, ya sea cómo convertirse en barrios residenciales de lujo, ya por instalarse en ellos centros industriales intensos o por reunir a poblaciones obreras miserables. Los límites administrativos que dividen el complejo urbano se convierten entonces en algo paralizador.
No es posible emprender acción alguna sino se ajusta al destino armonioso de la región. El plan de la ciudad no es más que uno de los elementos de este todo que constituye el Plan Regional”. Le Corbusier, carta de Atenas

La ciudad, un espacio contradictorio

Es, pues, la necesidad de supervivencia lo que hace emigrar las masas rurales hacia las ciudades.

Pero aquí se plantea la paradoja de que las ricas zonas urbanas, donde se concentra el grueso de las inversiones públicas y privadas, son incapaces de mantener la calidad de vida de sus habitantes.

Es dudoso que las condiciones habitacionales en los extensos barrios marginales que rodean a la ciudades ( Villas de emergencia ,Chabola, Favela o como se llamen) sean  mejores y más saludables que las modestas casas de los campesinos.

Y es dudoso también que la alimentación sea más abundante y nutritiva.

Una cosa es cierta:

los servicios médicos y sanitarios disminuyen los índices de mortalidad infantil, lo cual favorece la explosión demográfica.

La necesidad de proporcionar trabajo, alimentos, agua, alojamientos, servicios sanitarios y escolaridad a las muchedumbres urbanas pone en tensión a toda la sociedad.

Surgen indicios de que el mundo no está preparado para soportar el impacto de una urbanización acelerada.

Esa sospecha ha estimulado un enfoque ecológico aplicable al estudio de los conglomerados urbanos, con la llamada ecología urbana.

La finalidad de la ecología urbana, es evaluar dicho impacto de la urbanización y contribuir a una planificación racional de los asentamientos urbanos mediante la promoción de las investigaciones sobre las complejas interrelaciones entre el hombre y su entorno, así como entre la ciudad y la zona rural que la circunda.

Lo cierto es que el mundo enfrenta un fenómeno de crecimiento urbano cuyas implicaciones son enormes.

Los enfoques parciales o sectoriales nos permiten tener sólo una apreciación limitada del aspecto ecológico del problema.

Es preciso aceptar el desafío que nos plantea la necesidad de realizar estudios interdisciplinarios y de armonizar los objetivos del desarrollo económico con las exigencias ambientales y el bienestar del hombre.

 

las ciudadesCada ciudad está ligada al río que calma tu sed. sin el agua, la vida humana es imposible.

 

Importancia de las Reservas Naturales y La Planificación Ambiental

Importancia de las Reservas Naturales y La Planificación Ambiental

la naturaleza, digno Marco de la ciudad Quienes hayan leído el Oliver twist de Charles Dickens o admirado las litografías de Gustave Doré, tendrán una imagen acabada de Londres emergida de la revolución industrial. Sucia, gris, hollinosa, contaminada, con una población que se asignaba en oscuros tugurios, alejados del sol y de todo verdor. Pero …

Importancia de las Reservas Naturales y La Planificación Ambiental Leer más »

0 comentarios
capacidad de adaptación del ser humano al medio

capacidad de adaptación del ser humano al medio

capacidad de Adaptación humana al medio El hombre, cuyos orígenes se han localizado en África oriental, comenzó a emigrar y a colonizar regiones distantes durante el período Paleolítico tardío. Al dispersarse lejos de las condiciones de sus orígenes biológicos, experimentó cambios anatómicos y fisiológicos que dieron lugar a las diversas razas humanas. Las migraciones masivas …

capacidad de adaptación del ser humano al medio Leer más »

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.