El Agua Dulce

El Agua Dulce

El 40% de las precipitaciones pluviales abastece en la red hidrográfica que gobierna el equilibrio biológico de los mares, ríos y lagos, del cual depende la actividad económica del planeta.

Los sistemas fluviales, las costas marítimas, los lagos, pantanos y embalses, los deltas y estuarios que forman la desembocadura de los ríos, son el hábitat de gran número de especies animales que satisfacen nuestras necesidades alimentarias.

El flujo de los ríos representa unos 50 mil kilómetros cúbicos de agua por año.

Pero su distribución geográfica es bastante desigual, dado que las zonas tórridas poseen una red hidrográfica insuficiente.

Los desiertos, estepas y mesetas estériles sufren una sequía permanente que traba todo desarrollo económico y social.

La civilización y la expansión demográfica, el Progreso de todas las ramas productivas, desde la agricultura primitiva hasta la electrónica de vanguardia, requieren el aporte ininterrumpido de agua dulce.

Aunque muchos países han conseguido perfeccionar las técnicas de  desalamiento, depuración y recuperación de aguas residuales ,el consumo de agua fluvial aumenta sin cesar y se ha multiplicado por siete durante el siglo XX para alcanzar los 3.000 kilómetros cúbicos anuales.

En las regiones áridas, donde existe una red fluvial insuficiente, los ríos son aprovechados al máximo para satisfacer las necesidades de la población.

Es el caso de los ríos Nilo, Tigres, Colorado, Chu, Sir-Daria y Amu-Daria.

La desigual distribución del flujo fluvial provoca un desequilibrio en el abastecimiento de agua.

Regiones y países que apenas disponen de algunos centenares de metros cúbicos por habitante.

Se explica que la población deba movilizar todas sus fuerzas para asegurarse ese recurso. este esfuerzo, en muchos lugares, se ve perturbado por prácticas humanas reñidas con la ecología.

La descarga en la atmósfera de compuestos sulfurosos origina las lluvias ácidas que envenenan el medio acuático, entorpecen el desarrollo de la vegetación y perjudican la salud de la población.

La Urbanización descontrolada también interfiere en el ciclo del agua, al modificar el régimen hidrológico y su composición química, y al contaminar las aguas con sustancias artificiales a menudo tóxicas.

Los cambios introducidos por el hombre en la configuración de las cuencas fluviales no siempre resultan beneficiosos.

A veces ocasionan una disminución de las crecidas primaverales y pluviales, afectan el riesgo natural de las tierras, contaminan los arroyos y riachuelos, y aumentan la salinidad de las aguas en las desembocaduras de los ríos.

Estas suelen ser consecuencias de la multiplicación de los depósitos, esclusas e instalaciones de captación.

Para revertir ese proceso, es preciso que los cambios introducidos por el hombre se basen en los conocimientos científicos, con vistas a ayudar a la naturaleza y no a perturbarla.

El agua dulce un recurso vital

El agua es tan necesaria para el consumo directo de los hombres como para la vida de las plantas y animales en que se basa su alimentación.

Desde la antigüedad, las civilizaciones se establecieron en los valles de los ríos, Nilo, Eufrates, Tigris para disponer a voluntad de este preciado recurso.

Las técnicas humanas más antiguas son la de captación, transmisión, reserva y distribución del agua para el riego de las tierras y la ingestión del ganado y del mismo hombre.

Pozos, norias, presas, canales, cisternas y acueductos fueron construcciones que nos hablan de sus progresos.

La Cuenca mediterránea Egipto, Fenicia Grecia y Roma Cartago, Irán, el Cercano Oriente,

los Países Árabes, India, China, Japón dejaron obras y tradiciones que demuestran la antigüedad del dominio del agua.

La alfarería, la fabricación de hilados y tejidos, la fundición de metales, el curtido de pieles, requirieron el auxilio del agua.

Por eso los pueblos se establecieron en sitios donde abundaban las corrientes de agua y se registraban más precipitaciones.

En todos los lugares las regiones los cultos las representaciones simbólicas los mitos del agua y de la fuente, hablaban del temor por la escasez de agua y de la importancia esencial que se le concedía.

Y su importancia se ha mantenido incólume hasta nuestros días.

En los últimos tiempos se han hecho considerables esfuerzos para mejorar el abastecimiento de agua dulce y satisfacer tanto las necesidades domiciliarias como las de la Industria.

Además de los avances logrados en la desalinizacion del agua de mar, se han concebido y realizado proyectos para poner remedio a la falta de agua en las regiones desfavorecidas:

Traslado de icebergs, aprovechamiento de los glaciares, búsqueda de napas profundas, utilización de buques cisternas y construcción de acueductos.

Los logros alcanzados en ese sentido justifican el optimismo acerca de las posibilidades futuras.

 

los peces y su hábitatLa pesca deportiva es intensa en todos los ríos del mundo. El agua y la vegetación prestan un marco idílico a la recreación del hombre.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.